¡Tips para no volverte loco!

La mayoría de nosotros hemos trabajado desde casa uno o dos días en nuestras carreras. Ya sea que fuera un día de enfermedad ocasional o un feriado o fin de semana en que hemos tenido que completar trabajo atrasado, pero no ha sido la forma de trabajar todos los días. Como mamá de 5 hijos de todas las edades (mi paleta de hijos comienza en 18 meses y termina en 18 años), y con ya 3 semanas trabajando desde casa puedo compartir tips que me han ayudado a mantenerme motivada, organizada, eficiente y sobre todo ¡sana mentalmente!

CREAR UN LÍMITE FÍSICO

Al crear su espacio de trabajo, estás creando un límite saludable entre trabajo y familia (no hay nada peor que su cama se convierta en la oficina en el hogar), que te permita en tus horas de trabajo en casa comunicar a tus hijos que estás en horas de oficina y que durante ese tiempo pueden acudir a ti con cierta prudencia y sin interrumpir.Hay quienes tenemos la suerte de contar con un espacio que pueda convertirse en una oficina en casa con una puerta, infórmeles a tus hijos que si la puerta está cerrada significa tocar o no interrumpir. Alternativamente, una puerta abierta significa «entrar» y pueden hacerlo en caso de tener alguna consulta. Incluso puedes pedirle a alguno de tus hijos, el más artista, que te cree un colgador de puerta «No molestar» de estilo hotel personalizado.¿No tienes un espacio de oficina ya destinado para ese uso? Piensa en alternativas temporales que marcarán un espacio literal. Prueba creando una separación con alguna especie de “biombo” como una pantalla de privacidad sutil pero efectiva, puede convertirse en un proyecto para hacer en familia, si buscas en Pinterest encontrarás muchas ideas creativas y fáciles de hacer en casa. Si no puedes ser visto mientras trabajas, es menos probable que se vea interrumpido. Para mantener el espacio entre tu hogar y tu trabajo, intenta trabajar exclusivamente desde este espacio; de ser posible en un horario similar todos los días.

COMIENZA CON UN HORARIO, ¡Y SÍGUELO!

Cumplir con un horario diario y una rutina hará toda la diferencia.  Haz tu mejor esfuerzo para mantener los días lo más predecibles y normales posible. Levántate de la cama, vístete y cuando estés listo trabajar hazlo desde el lugar ya determinado. Trata de tomar descansos,sobre todo en los horarios de comida, y para cuando tu horario de trabajo haya terminado, es muy fácil engancharte por horas de horas en un proyecto espacialmente cuando haces lo que amas (es uno de mis eternos problemas… ¿o será una bendición?) Tus hijos se sentirán más tranquilos si conocen tu disponibilidad. Si es posible, intenta turnar horas con tu esposo o cualquier otro adulto que esté en casa, para que siempre haya alguien disponible para atender las necesidades de los chicos. Si estás sola o solo con tus hijos intenta dividir tu carga de trabajo en 2 horarios. Trabaja un turno temprano en la mañana y un turno en algún horario de la tarde donde tus hijos estén ocupados en otra actividad o tal vez en la noche mientras descansan, así puedes darles la atención que requieren en horas día.El haber planificado tu rutina en estas semanas te ayudará mucho a organizar la de tus hijos cuando comiencen clases y tengan que hacerlo desde casa. Sobre ese tema estamos preparando un post especial que te servirá mucho para prepararte para la llegada de ese momento!


Con ilusión y afecto,

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es ana-maria-sign.png

Fundadora y CEO de AmhaDesign – AmhaHome