Se acerca un inicio de clases escolares diferente y es hora de ¡ponernos creativos! Vamos a poner en práctica los tips acerca crecimiento creativo, de uno de nuestros posts pasados, para crear un espacio de estudio productivo para nuestros hijos, que les permita estar motivados. 

La casa se conoce como un lugar de descanso y para los niños y jóvenes, también como un espacio de juego, es por ello que nuestro reto será convertirlo en un espacio de estudio adecuado para los chicos, minimizando las distracciones en el horario de clases y creando nuevas rutinas a seguir para lograr este objetivo. Así que ¡empecemos!

Bertrand Regader, psicólogo educativo español, nos dice “un alumno motivado es un alumno mucho más receptivo para adquirir nuevos conocimientos (…)”. Qué mejor motivación que tener un espacio hecho a sus gustos y a su medida, para ello debemos considerar los siguientes criterios: 

  • Espaciales: 
    • Aprovechemos las paredes de la casa para delimitar el espacio de estudio. 
    • Busquemos un espacio que tenga buena iluminación (mejor si aprovechamos la luz natural). 
    • Evitar dentro de lo posible que el espacio de estudio no sea en el dormitorio, ya que es una zona de distracción. 
    • Considerar que el espacio o cuarto que vamos a adaptar se lo suficientemente amplio según las edades de nuestros hijos, es decir si mi hijo tiene 8 años un cuarto mediano, como un estudio o comedor de diario funcionaría muy bien para mantenerlo enfocado. Si embargo si mi hijo es adolecente, estar encerrado en un cuarto por 6 horas puede desmotivarlo, por lo que un espacio más abierto como el comedor o un cuarto grande puede adaptarse mejor a ellos. 
  • Funcionales: 
    • Para que este espacio funcione debe estar equipado con lo justo y necesario: un escritorio y una silla cómoda, que permita que al sentarse la espalda quede recta y los codos sobre  
    • Si no tenemos escritorio, ¡ahora es cuando nos ponemos creativos!Podemos hacer uno con estos pasos sencillos: 
    • Conseguir elementos que nos sirvan como soporte, ya sean archivadores, cajas guardadas en la bodega o libros apiladoshasta que alcancemos una altura de 55 a 65 cm para niños hasta 12 años y 70 cm si son adolecentes. 
    • Una vez logremos estas alturas le vamos a colocar un tablero que tengamos guardado en casa o podemos comprar uno en la ferretería de nuestra preferencia. Si vamos a comprarlo lo ideal sería que sea un tablero mínimo de 2 – 3 mm para que soporte el peso de computadoras, tablets o libros. 
  • Estéticos y organizacionales: Ahora vamos a decorar este espacio para que motive a nuestros hijos a querer estar ahí.  
    • Usemos las paredes para decorar este espacio con contenido que apoye a nuestros hijos a comprender esta nueva dinámica, como por ejemplo pegando el horario de clases (¡hicimos un horario de clases para ti! Listo para imprimir, descárgalo gratis aquí), un calendario que podemos encontrar en internet, en el que colocaremos las responsabilidades que tendrán en la semana, frases motivacionales, etc. 
    • Agreguemos canastas para organizar los libros y hojas, envases para poner lápices, plumas y colores que pueden ser envases de vidrio o plástico reutilizados. 
    • Utilicemos todo lo que tenemos a la mano, cartones o telas en formas para crear cajones, repisas o colgadores, ventanas como pizarra, integremos plantas, etc. Lo importante es hacer este espacio con mucho cariño y la creatividad que está en ti. 

¡Anímate, empecemos ahora! Y no olvides compartirnos tus fotos. 

Hasta la próxima, 

Arquitecta de AmhaDesign